sábado, 8 de agosto de 2015

10 pensamientos que distorsionan tus percepciones


Está demostrado científicamente que tu manera de pensar determina tu estado de ánimo. Cada sentimiento doloroso es debido a un pensamiento negativo.



 Algunas personas tienen tan integrados los pensamientos negativos que han pasado a ser automáticos, es decir, ante un suceso cualquiera aparece un pensamiento sin ser forzarlo en la mente. Son razonamientos normales para quien los sufre, pero dañinos al fin y al cabo.  Es importante identificarlos, como ya explique en un post anterior, y contrarrestarlos con otro pensamiento más realista. Ahí van los 10 pensamientos más comunes.

1. Pensamiento extremo: en este tipo de pensamiento, se hacen evaluaciones extremistas sin valorar si existe un término medio. En las situaciones cotidianas no todo es blanco o negro. Si valoras tus experiencias por todo o nada, no estas siendo realista, ya que no eres todo el tiempo 100% 
introvertido, por ejemplo. Ten en cuenta los valores intermedios, existen una amplia gama de grises.

2. Generalización exagerada: Si alguna vez has pasado por un hecho negativo y te ha marcado, tienes un pensamiento que hace que creas que siempre te va a pasar lo mismo. No estamos siendo congruentes, lo que paso en el pasado no tiene por qué volver a repetirse. Porque una chica te rechace, no todas las chicas del mundo van a rechazarte.

3. El negativismo: Verlo todo negro. Son aquellos pensamientos en los que exclusivamente nos centramos en lo negativo. No le damos opción a pensamientos positivos. Haciendo esto te pierdes muchos detalles bonitos que no ves por tener ese filtro tan pesimista.

4. Lectura del pensamiento: te imaginas lo que los demás están pensando y además lo crees firmemente. Casi siempre son cosas negativas sobre uno mismo, pero no son reales ya que no podemos saber lo que los demás piensan (todavía), a no ser que nos lo digan ellos mismos.

5. Anticipar acontecimientos: repasas mentalmente todas las catástrofes que van a acontecer antes de que haya sucedido nada. ¿Acaso tenemos una bola de cristal para predecir el futuro?

6. Magnificar o minimizar: puede suceder que por un simple dolor en el cuello lo convertimos en nuestro pensamiento en un cáncer. Este pensamiento suele agrandar un simple acontecimiento en una catástrofe. También puede ocurrir lo contrario, se puede minimizar cualidades excepcionales que poseemos y ningunearlas sin compasión alguna.

7. Personalización: Ante un hecho externo, te sientes culpable por creer ser el responsable. Por ejemplo; si un amigo esta cabreado y te crees que tú has sido el responsable de su mosqueo.

8. Afirmaciones <<debería>>:   Cada vez que enuncias esta palabra, debería hacer esto o lo otro…, te sientes presionado y frustrado si no lo llegas a realizar. Esto puede llegar a ser un veneno en el que llegas a sentirte apático. Hay que fijarse en esas palabras que te dices y cambiarlas por tendría, así lo tomas como una opción en la que no hay presión.

9. etiquetarse: Tiene que ver con las cualidades negativas que vemos en nosotros mismos, tener la tendencia a ver solo esas cualidades y hacer un prejuicio de nosotros u otra persona basándose en esa cualidad y solamente en esa. Es decirse por ejemplo; soy un mal estudiante en vez de no estudie lo suficiente.

10. Razonamiento anímico: basas toda tu verdad según el estado de ánimo en el que te encuentras. Si te sientes torpe, eres un torpe. Esta idea es totalmente irracional, ya que pasamos por el día por multitud de estados anímicos y esto no define como eres.


Si te ha gustado dale a Like y suscríbete a mi pagina web

7 comentarios:

  1. gracias..importante repasar las 10 situaciones..y mejorar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias a ti por leer la entrada y comentar! espero que pueda servirte de algo!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Carlos gracias por leer y comentar. espero que sirva de algo

      Eliminar
  3. Gracias por tus publicaciones... Son de gran ayuda.

    ResponderEliminar